ENTREVISTA A PAOLO CORALLINI Sensei

ENTREVISTA A PAOLO CORALLINI Sensei, por Stanley Pranin Aiki News Nº 94 (Invierno/Primavera 1993) Traducido por Javier Paysás

de Enrique Muñiz,

 

Paolo Corallini, un veterano practicante italiano, descubrió la racionalidad y el poder del Aikido de Morihiro Saito (1928-2002), en un viaje a Iwama, donde se halla el Santuario Aiki. El encuentro con el famoso Shihan, 9º Dan Aikikai, llevó a Corallini a una nueva comprensión de los principios del aikido y encendió una renovada pasión de compartir con otros su descubrimiento de la profundidad del arte de O´Sensei. Desde entonces, Corallini se ha esforzado duramente para difundir el estilo Iwama de Aikido en Italia y en Europa y desarrolló una poco común devoción por su maestro.

Aiki News: ¿Cuándo comenzó su práctica de aikido?
Comencé mis estudios en artes marciales en 1969 con Jujutsu y luego ese mismo año comencé a practicar aikido. Mi primer maestro fue Motokage Kawamukai. Lo seguí por muchos años y hasta el día de hoy lo tengo en muy alta estima. Durante esos años participé en muchos seminarios a través de toda Europa, llevados a cabo por famosos maestros j como Nobuyoshi Tamura, Koichi Tohei Yoshimitsu Yamada, Hiroshi Tada, Mitsugi Saotome, Seiichi Sugano, Yasufusa Kitaura, etc.. También entrené, por varios años, con maestros europeos tales como Christian Tissier y André Nocquet. Permanecí vinculado con el Maestro Nocquet hasta la primavera de 1984, cuando finalmente encontré a Sensei Saito.

¿Cómo descubrió a Sensei Saito?
Me avisó un amigo francés que era posible encontrarse con Sensei Saito y luego convertirse en su estudiante yendo a Iwama. Cuando escuché esto, decidí  acompañar a mi amigo a Japón. Así, en mayo de 1984, fuimos  a un lugar que para mí era legendario, Iwama, y fui presentado a Sensei  Saito. Era el primer italiano en poner un pie en su dojo, y me aceptó como un uchideshi. Sensei Saito quiso saber qué tipo de estudiante era y le expliqué mis experiencias durante mis 16 años de aikido.

¿Durante su primer viaje a Iwama, sucedió algo especial que lo convenciera de seguir a Sensei Saito?
Durante las clases de Sensei Saito en el Dojo de Iwama, comprendí inmediatamente que lo que había aprendido  hasta ese momento no era suficiente como para permitirme practicar junto con sus estudiantes. Tenía gran dificultad en coordinar mis movimientos y sentía que mis técnicas no eran ni precisas ni efectivas,  sin mencionar las técnicas de jô y ken, las cuales eran para mí enormemente confusas. Lo poco que sabía respecto del entrenamiento con armas provenía de la lectura de los libros de Saito, lo cual había hecho por varios años. En otras palabras, esos primeros días en Iwama fueron para mí muy traumáticos. Mirándome, Sensei Saito entendió rápidamente mis problemas, y afortunadamente, me ayudó a corregir mis movimientos de un modo tan preciso que poco a poco fui capaz de hacer un pequeño progreso. Su método de enseñanza y el interés que mostraba por sus estudiantes hizo realmente posible entender la forma original de las técnicas tal como fueron  enseñadas por O´Sensei. Esto fue como un rayo fulgurante y me llevó a tomar una decisión final de cortar con mis antiguas relaciones y dedicarme en cuerpo y alma a este gran maestro y al estilo Iwama de Aikido.

¿Cómo logró convencer a Sensei Saito de ir a Italia por primera vez?

Hacia el final de mi primera estadía en Iwama, Sensei me entregó una carta que contenía varias preguntas, las cuales pude entender gracias tu ayuda. Él quería saber qué pensaba de su método de enseñanza y mis experiencias con esta forma de aikido. Además, me preguntaba  en caso de que mi respuesta fuera positiva, si  hablaría del aikido de Iwama al volver a Italia. En ese momento tomé conciencia de que debía hacer algo y que no era justo que yo fuera el único en tener la buena suerte de una experiencia tan maravillosa. Una tarde, luego de explicarle a Saito la situación del aikido en Italia y en Europa Central, lo invité sinceramente a venir a mi país para dictar un  seminario. Luego de un largo silencio, Sensei Saito aceptó mi invitación. Este hecho determinó mi futuro. Desde ese momento me he dedicado completamente a él, a efecto de hacer conocer a  toda persona con la que tuviera contacto, este genio técnico y espiritual.

¿Cómo reaccionaron los practicantes  en Italia frente a la visita de Sensei Saito y su enseñanza?
Lamentablemente, el primer seminario en Italia, llevado a cabo en febrero de 1985, no fue un éxito desde el punto de vista numérico debido a que las otras federaciones prohibieron a sus miembros, explícitamente,  asistir al mismo. Sin embargo, sí sirvió para sembrar las semillas del estilo Iwama Aikido en Italia.

Luego de esta  primera experiencia, ¿qué sucedió con Ud. y su grupo en Italia?  
Al comienzo perdí muchos alumnos, pues estaban acostumbrados a una forma de aikido más suave, menos precisa y menos demandante. Luego, poco a poco, la naturaleza racional y el valor de las técnicas de Saito tuvieron impacto sobre cierto número de personas, y hoy en día, ocho años más tarde, nuestro grupo incluye veinticuatro dojo que practican exclusivamente el estilo Iwama de Takemusu Aiki.

¿Cómo influyó su experiencia sobre otras personas fuera de su grupo y fuera de Italia?
Durante el transcurso de esos años, muchas personas de otras federaciones (las mismas que al comienzo eran hostiles a nosotros) se interesaron en el estilo Iwama y el número de participantes en los seminarios de Sensei Saito creció de manera sostenida. He intentado involucrar a mis numerosos viejos amigos de diferentes países europeos y a menudo he tenido éxito. Hoy puedo decir  que el estilo Iwama de aikido tiene cierta presencia no sólo en Italia sino también en todas las organizaciones de aikido.

Sabemos que en 1991 invitó a Italia a Hitohiro Sensei, el hijo de Sensei Saito, ¿Fue esta visita exitosa?
Sí. Invité a Hitohiro Sensei en noviembre del año pasado, a efecto de presentarlo a todos y hacer saber que él  no era sólo el hijo de un famoso padre, sino que también es  un verdadero Sensei  con excepcionales habilidades técnicas y pedagógicas. Estoy feliz y me siento honrado de que haya aceptado y de que todos apreciaran mucho su visita. Esto quedó demostrado por la cantidad de participantes en este seminario: más de ciento sesenta de todas partes de Europa.

Tengo la particular impresión de que Sensei Saito tenía una especial consideración y confianza en Ud., ¿podría hablarnos sobre esto?
Esta es una cuestión  bastante embarazosa, pero intentaré contestarla. Creo que debido a su experiencia en la vida y en el aikido, Sensei Saito es capaz de ver, directamente, los corazones de las personas pero no a través de sus ojos sino en un  plano espiritual. Por lo tanto, el se dio cuenta a través de estos años de que yo sentía una profunda y total admiración y amor hacia él, como lo que siente un hijo por su padre. También, a lo largo de los años creo que le he demostrado esto a través de todos mis actos y esfuerzos, que fueron dirigidos no sólo hacia la finalidad de hacer conocido el estilo Iwama aikido (al aikido del fundador, O´Sensei) sino también en hacer que la mayor cantidad posible de personas respetara a Sensei Saito como el gran maestro que es. Soy realmente capaz de todo, y él lo sabe, para ayudar a diseminar el aikido de O´Sensei. Por lo tanto, en muchas ocasiones, Sensei  ha demostrado su confianza en mí. Por ejemplo, varios años atrás, me otorgó el honor  del grado de godan (5º Dan) en bukiwaza (técnicas con armas) y la certificación como instructor para estas graduaciones. También me eligió como su representante en Europa del Sur.

Ud. también invitó a Sensei Saito a Italia en junio de este año (1993). ¿Ha notado un incremento en el interés en el estilo Iwama de aikido?
El interés en el aikido de Saito ha crecido exponencialmente. Este año tuvimos más de 180 participantes, no sólo de Europa sino también de los Estados Unidos de América, Nueva Zelanda, etc. Durante su estancia en Italia este año, Sensei Saito decidió obsequiarme con un regalo maravilloso. Me dijo:”le voy a dejar a su cuidado todas las técnicas básicas de taijutsu de pie de O´Sensei. Quiero que tenga una película profesional de todas estas técnicas; esta película quedará, entonces, como un tesoro para compensarle a Ud. por la ayuda que siempre me ha dado. En Iwama filmaré todas las otras técnicas, incluyendo las técnicas de Suwari waza yhanmi handachi así como jo dori, tachi dori, tanken dori y kaeshi waza, con mi hijo ”.
Como resultado obtuvimos un extraordinario video. Sensei estaba en forma espléndida  y ejecutó más de 60 técnicas básicas de taijutsu y de ki no nagare con muchas henka waza de las series básicas.

¿Cuál es su impresión luego de ver el enorme conocimiento técnico de Sensei Saito?

Era algo maravilloso e indescriptible verlo a él, durante horas y horas, practicando numerosas series de técnicas con tal precisión, poder y armonía, todo al mismo tiempo. Luego de más de veinte años en aikido, finalmente he entendido el sentido de takemusu aiki sin necesidad de palabras, sólo con verlo. Las técnicas de Sensei Saito llegan de manera ininterrumpida, se manifiestan fluidamente y se expresan en el movimiento y la armonía. Esta creatividad marcial, esta inagotable fuente de técnicas y de energía vital, es takemusu aiki, y con sólo ver esto, el fiel reflejo del aikido del fundador, finalmente comprendí.
¿Planea Ud. hacer que este tesoro técnico sea accesible a los practicantes de aikido en el futuro?
 Sensei me dijo:”Este es un regalo para Ud. Úselo de la manera en que lo considere apropiado”. Creo que es un tesoro demasiado grande como para quedármelo sólo para mí y por lo tanto, en un futuro cercano, estoy pensando en hacer un vídeo que contenga como mínimo todas estas técnicas básicas y ponerlo a disposición  de aquellos que admiren el aikido de O´Sensei. En el momento oportuno, Mr. Pranin, le pediré que lo anuncie  en su revista.

¿Cuáles son sus planes futuros?
Es simple. Continuaré siguiendo a Sensei Saito con el mismo entusiasmo de siempre y la misma fidelidad y haré todo lo posible para estimular a otros a hacer lo mismo.

¿Podría hablarnos acerca de las organizaciones de aikido en Italia y de sus afiliaciones?
En Italia, al igual que en la mayoría de los otros países, existen varias federaciones. Las principales se hallan en la organización del Aikikai en Italia. Su cabeza nominal es Sensei Hiroshi Tada pero realmente son los Sensei Yoji Fujimoto y Hideki Hosokawa, ambos 6º danes, quienes han vivido en Italia durante muchos años. Esta organización tiene el mayor número de miembros registrados. Nuestro grupo, el Iwama Takemusu Aiki de Italia (UIA) sigue fielmente las enseñanzas de Shihan Morihiro Saito y está autorizada y reconocida por él.
La sección Aikido de la F.I.L.P.J. (Federación Italiana de Lucha Libre, Levantamiento de Pesas y Judo) estuvo en el pasado conectada con varios maestros japoneses e italianos. Durante los últimos seis años han estado bajo la supervisión técnica de Sensei Takeji Tomita.
La escuela Ki no Kenbyukai de Italia tiene su sede en Florencia y sigue a Sensei Koichi Tohei. No tiene una gran membresía pero tiene seguidores activos, particularmente en la zona norte del país.
La Unione Aikido Kobayashi (UAK) es el grupo que, como su nombre lo indica, sigue a Sensei Hirokazu Kobayashi y se halla especialmente activa  en el sur de Italia. Finalmente, la Lega Italiana Aikido (LIA), el grupo conectado con la Federación Europea de Aikido, se halla bajo la supervisión de los Sensei Nobuyoshi Tamura y Motokage Kawamukai.

¿Cuándo se estableció su organización UIA?.
UIA se estableció al final de los años setenta como representante italiano de la UEA (Unión de Aikido europea) dirigida por André Nocquet. En ese momento yo era un partidario activo de este maestro que había contribuido tan grandemente a la difusión de aikido en Francia. Propuse a este grupo al maestro Nocquet, que en ese momento tenía un número de miembros de aproximadamente unas mil personas. Cuando me encontré con Morihiro Saito Shihan en 1984, y decidí seguirlo exclusivamente. De ese tiempo el UIA dejó el UEA y continúa su afiliación exclusiva con Saito Sensei.

Por favor, dé su impresión de los métodos de enseñanza de Sensei Kawamukai, Tamura, Nocquet y Tissier.
 Dado que he practicado mucho con  Sensei Kawamukai, puedo establecer que enseña de una manera clara y entendible, haciendo énfasis en la preparación física y la coordinación. Su forma de enseñar es similar a la de Sensei Tamura. No hay mucho para decir de este gran maestro, conocido por todo el mundo. Personalmente, tengo un gran respeto por Sensei Tamura, por sus cualidades como hombre, como maestro y por encima de todo, por lo que ha logrado en Europa y en otros países respecto del desarrollo del aikido.
De Nocquet Sensei puedo decir que es un hombre que posee, sin ninguna duda, grandes valores humanos y espirituales, un filósofo de aikido. Durante sus clases, junto con la enseñanza técnica habla continuamente de O´Sensei, de episodios de su vida, de la manera de pensar y de su religiosidad, tal como hacen otros maestros del Hombu Dojo. Christian Tissier es una persona que pasó un largo  período de tiempo en Tokio, en Honbu Dojo a efecto de adquirir un buen nivel técnico bajo la guía de varios maestros. Debo decir que esta escuela se caracteriza por una considerable preparación física y atlética. Tiene extraordinarios buenos uke  y sus movimientos son poderosos y elegantes. Además, Tissier tiene la poco común habilidad de ser capaz de crear, alrededor de él, un entusiasmo que mantiene la unidad de sus estudiantes. Él es un individuo extremadamente carismático. También es cierto que tiene numerosos estudiantes en Francia.

¿Cuál es su profesión y sus pasatiempos?
Soy dentista y tuve dos consultorios donde practicaba mi profesión  con gran entusiasmo desde el momento mismo en que tomé la decisión de estudiar odontología. De hecho, desde que era un niño, siempre deseé ser lo que soy hoy en día. En cuanto a los pasatiempos, he tenido y tengo varios todavía. Aún siendo niño tuve una amplia variedad de intereses. A los trece años me convertí en taxidermista y lo hice con entusiasmo durante 18 años. Otros pasatiempos míos fueron la pintura, la arqueología, la recolección de fósiles y piedras y últimamente, colecciono cámaras de fotos. Finalmente, en los pocos fines de semana libres del aikido, practico arquería. En otras palabras, como puede ver, he amado y amo varias cosas. Creo que la vida, aún siendo corta, es muy hermosa y debe ser vivida con una comprensión de este hecho en todo momento. Quizás debido a que pienso en la vida de este modo, es que amo tanto el aikido como una maravillosa manera de estar en armonía con los seres humanos y con todo lo que nos rodea.

En conclusión, ¿podría decirnos cuál es el sentido más profundo que el aikido tiene para Ud.?
 Esta cuestión requeriría una gran cantidad de espacio para contestarla. Brevemente puedo decir que considero al aikido como un arte marcial racional, completo, extremadamente efectivo e inteligente. En los primeros niveles de entrenamiento uno se halla hipnotizado por la belleza, la dificultad y la armonía  de las técnicas. No obstante, el ojo perspicaz percibirá, poco a poco, los principios físicos y geométricos de las formas. Avanzando en el estudio de este fascinante arte, mientras entrena simultáneamente en taijutsu, con el jo y el ken (como O´Sensei deseaba), uno llega a entender verdaderamente el significado del takemusu aiki como el origen marcial del arte y como un método para permanecer en armonía, primero con uno mismo y luego, en un sentido más amplio, con todo lo que nos rodea. Por encima y más allá del indiscutible valor marcial del aikido, quiero enfatizar su potencial educativo y espiritual para la juventud actual, que vive en su mundo materialista y competitivo y tiende a ver a las otras personas como posibles enemigos y competidores. El Aikido, con sus principios de combinación y su capacidad  de guiar la energía negativa que llega a oponerse de una manera positiva al tiempo que respeta y preserva la vida de las demás personas, es sin ninguna duda un camino maravilloso—dado a nosotros por O´Sensei—para superar nuestros egos negativos.